Por Ángela Bernardo  el 4 de mayo de 2016, 12:35

Pau Donés, líder de Jarabe de Palo, venció el cáncer gracias a la medicina. Pero ahora “legitima” los timos de las plantas Kalanchoe de Josep Pàmies.


Desde que fuera diagnosticado de un tumor en el colon, Pau Donés, líder del grupo Jarabe de Palo, ha sido un ejemplo de la lucha contra el cáncer. En septiembre de 2015, el músico anunciaba a través de su página web que lo que había comenzado como un “dolor de barriga” era en realidad algo más.

El cantante se enfrentaba así a una enfermedad demasiado frecuente. Según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica, el cáncer colorrectal es el tumor que ocupa el segundo lugar en incidencia en los países occidentales, sólo por detrás del cáncer de pulmón en los hombres y del cáncer de mama en las mujeres.

¿Pseudociencia contra el cáncer?

Durante los últimos meses, el líder de Jarabe de Palo ha mostrado el día a día en su larga batalla contra el cáncer. Desde su operación en el hospital Vall d’Hebrón de Barcelona hasta su tratamiento con quimioterapia, Pau Donès ha mostrado su lado más íntimo al hablar de los “días de mierda”, en los que estaba “cagado de miedo” por empezar la terapia. También ha divulgado acerca del “culpable” del tumor de colon que padecía, más conocido como oncogén BRAF.

Pau Donés no sólo ha ganado la batalla contra el cáncer. En los últimos meses también ha divulgado sobre su enfermedad

Hace sólo unas semanas, el músico de Jarabe de Palo daba a conocer la noticia más esperada. “Aunque no sepa muy bien qué me pasa, esta mañana he vuelto a la vida”, decía el cantante para anunciar que “estaba limpio”. Pau Donés lograba así ganarle la batalla al cáncer de colon. Por el camino, dejaba innumerables publicaciones en su blog y redes sociales sobre esta larga lucha, como cuando anunció la donación de sangre para una investigación científica sobre el oncogén BRAF.

Pero en las últimas horas, el cantante de temas como La FlacaDepende o Bonito ha cometido un tremendo error que empaña su lucha y divulgación contra el cáncer. A través de su cuenta de Instagram, Pau Donés ha incluido tres publicaciones en las que, junto con el mismo hashtag de #jarabecontracáncer, anuncia que comenzará a tomar las plantas kalanchoe para “mantener a raya el cangrejo”. El problema es que estos productos, que no han demostrado ningún efecto terapéutico para prevenir o curar tumores malignos, son publicitados como una “alternativa” frente a la quimioterapia.

Las plantas Kalanchoe de Josep Pàmies son consideradas un “timo” por los expertos.

El mensaje que envía el líder de Jarabe de Palo es muy peligroso. Su ejemplo de lucha contra el cáncer se ha visto emborronado por estas últimas publicaciones que, en cierta manera, avalan lo que los expertos consideran sencillamente un auténtico timo. Porque quien está detrás de estos productos es Josep Pàmies, un empresario agrícola conocido por afirmar cosas como que “la planta Kalanchoe deja en evidencia a la quimioterapia”. Algo rotundamente falso y que puede conducir a terribles historias como la que recogió el periodista Javier Salas en El País. En ella contaba que un joven de 21 años había abandonado la terapia antitumoral prescrita por su médico debido a los consejos de un curandero. Mario, por desgracia, falleció al no tratarse de la leucemia que padecía.

Como explica el investigador Álvaro Bayón en Naukas, existe mucho humo en torno a las plantas medicinales. Si bien es cierto que diversos fármacos contra el cáncer proceden de árboles y plantas, como ocurre en el caso del taxol, esto no significa que tomar partes o extractos vegetales ayude a prevenir o curar un tumor maligno. Porque para hacerlo, se debe demostrar primero que un determinado principio activo es capaz de generar una respuesta farmacológica. Además de su eficacia en seres humanos, los científicos deben probar también que los compuestos específicos que se extraigan de las plantas son seguros.

Las plantas que promociona Donés no han demostrado eficacia contra el cáncer. Y pueden ser muy peligrosas para la salud.

Y aquí está el gran fallo de las kalanchoes que ahora publicita Pau Donés. Aunque el líder de Jarabe de Palo es libre de tomar lo que crea conveniente, el mensaje que envía a través de las redes sociales es muy peligroso. Por un lado, porque estas plantas no han demostrado curar el cáncer, tal y como recuerda Bayón. Por otro lado, porque los ejemplares de kalanchoes pueden llegar a ser tan tóxicos como para provocar el

fallecimiento de la persona que las consuma. La científica Rosa Porcel, especializada en biotecnología de plantas, señala a Hipertextual los peligros y la ineficacia de estos productos. Y es que, aunque contengan compuestos potencialmente bioactivos, como las bufadienolidas, no están exentos de riesgos. Se ha observado que son tóxicos cardíacos y que pueden producir vómitos, diarreas, estupor o coma. Varias investigaciones, como la publicada en 1992 o en 1996, mostraron muertes tóxicas atribuidas al uso negligente de estas sustancias en medicina alternativa.

El investigador y divulgador José Miguel Mulet también atacaba las prácticas de Josep Pámies en su libro Medicina sin engaños. En la publicación, el científico de la Universitat Politécnica de Valencia sostiene que “este señor cultiva plantas ilegales que evitan la quimioterapia. Digo yo que con el coste que tiene el tratamiento del cáncer para la sanidad pública, esto es un chollo, ¿no? Ponemos varios huertecitos al lado de los hospitales y dejamos de comprar pastillas”. Dado que no existe evidencia sobre la eficacia de estas plantas o algunos de sus compuestos y, sin embargo, se ha comprobado la elevada toxicidad cardíaca de este tipo de sustancias, que provocan frecuentemente la muerte de animales de compañía como los perros y los gatos, cabe preguntarse las razones del tremendo error que ha cometido Pau Donès. Sus palabras denotan una grave irresponsabilidad al tratarse de una figura pública, admirada por muchas personas no solo por su música, sino también por librar una de las batallas más duras, que ha vencido gracias a los tratamientos médicos avalados por la investigación.

Sus declaraciones pueden llevar a errores y consecuencias graves, especialmente para aquellos que decidan abandonar las terapias y optar por este tipo de timos que, según los expertos consultados, no han demostrado eficacia hasta la fecha.

 

Anuncios