Anti-inflamatorio natural

boswellia foto 1

La Boswellia serrata  es un árbol originario de las regiones montañosas de los estados indios de Bihar, Madya Pradesh y Guyarat, aunque también puede encontrarse en zonas del este de África como Etiopía y Somalia, y en el sur del Medio Oriente, en Yemen y en Omán. Pertenece a la familia de las burseráceas, que puede llegar a alcanzar una altura de cuatro a cinco metros. Su oleorresina se obtiene realizando una incisión en la corteza. Después, se extrae una franja de la corteza, de la que se obtiene una oleorresina de textura gomosa que al contacto con el aire se solidifica, siendo entonces cuando se recolecta, con el fin de obtener la boswellia o incienso indio, el extracto con actividad biológica. Uno de los aspectos que más llama la atención de la boswellia es su aroma, dulce y profundamente balsámico, con notas cítricas y afrutadas de limón y manzana verde, y también de especias.

 ¿Para qué sirve?


Los triterpenoides son los constituyentes activos de la boswellia; reciben el nombre de ácidos boswellicos. Sus cualidades terapéuticas eran conocidas y aprovechadas en el antiguo Egipto para distintos fines y tanto a nivel interno como externo. Por supuesto, lo eran también en la tradición ayurvédica, entre otras aplicaciones como depurativo sanguíneo, para el asma, reumatismo o enfermedades del tracto urinario.

 La clave, el ácido boswélico


La cualidad terapéutica más destacada de la boswellia, desde un punto de vista clínico, es su acción antiinflamatoria, que se debe al ácido boswélico. Esta acción antiinflamatoria también se ha demostrado clínicamente en el caso de la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

En el caso de la artritis, la boswellia también ha revelado propiedades interesantes.

A nivel antitumoral, demostraron que un extracto de boswelia inhibía las células tumorales de cáncer de colon rectal, lo que se debería a su capacidad para revertir el proceso de metilación del ADN aberrante, que se traduce en la reactivación de la expresión de los genes que controlan el crecimiento del cáncer.

En 1998, investigadores indios verificaron las propiedades de un extracto de boswellia frente al asma bronquial, tras administrarla a 40 pacientes con asma bronquial, y observar mejoras significativas en términos de sintomatología y medidas objetivas del pulmón y de la función inmune.

La actividad antiinflamatoria de la boswellia se atribuye a cuatro ácidos triterpénicos pentcíclicos, que de manera colonial se les conoce como ácidos de boswellia. Los investigadores en este sentido explican que existen tres mecanismos posibles para que la actividad anti-inflamatoria de la boswellia haga su efecto.

 boswellia foto 2

 Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se ha demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Acné, amenorrea (ausencia del período menstrual), analgésico (alivio del dolor), anti fúngica, anti-inflamatorio, antiséptico, astringente, eructos, purificación de la sangre, quistes de seno, bursitis, cáncer, carminativo (ayuda a la digestión), espondilosis cervical, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cicatrizante (formación de cicatrices), cistitis, digestivo, diurético, dispepsia, emenagogo (induce la menstruación), expectorante, infecciones del área genital, hiperlipidemia, esclerosis múltiple, nefritis, enfermedad de úlcera péptica, espinillas, sedante, enfermedades de transmisión sexual, úlcera/llagas en la piel, sífilis, tendinitis, daño del hígado por toxinas, infecciones uterinas, cicatrización de heridas.

¿Qué dosis ingerir?

No existe una dosis determinada, se sabe apenas que existen estudios que demuestran que el extracto de boswellia es seguro. La dosis máxima debe ser consultada un un profesional médico. Algunas personas reportaron malestar digestivo y diarrea con la suplementación, pero es muy poco frecuente.

Algunas investigaciones sugieren la utilización de otras dosis inferiores de extracto de boswellia serrata para casos de osteoartritis, ya para situaciones más relacionadas con el intestino (colitis, por ejemplo), la dosis subiría un poco.

La Boswellia la puedes encontrar en forma de tableta, líquida del extracto de la goma de resina o en pastillas. La forma líquida la puedes ver en una transformación en forma de ungüento para aplicarlo de manera local en la zona inflamada.

La dosis recomendada en cualquiera de los formatos comentados del ácido boswélico a consultar con un profesional médico. Dado que muchos remedios de hierbas (con sus principios activos como el ácido boswélico) están de alguna manera estandarizados para diferentes porcentajes de ingredientes activos, es muy importante seguir las recomendaciones del profesional médico. La aplicación tópica es muy útil para reducir el dolor y la inflamación en las articulaciones, pero ten presente que no debe exceder de 5 aplicaciones durante unas horas a consultar.

 Posibles efectos secundarios de la Boswellia Serrata

No es habitual que la Boswellia tenga efectos secundarios cuando se usa como se indica. Debe consultarse a un profesional de la salud calificado, antes de consumirla. Pues mal utilizada puede producir, náuseas, diarrea, y erupciones en la piel.

Las personas que utilizan Boswellia serrata para tratar su inflamación, es importante que se lo digan a su médico, y que, en caso de cualquier síntoma grave, eliminen la ingesta de este producto. La goma de resina de la Boswellia serrata tiene muchos componentes activos, como son ácidos grasos, esteárico, oleico, palmítico y linoleico. También en su composición contiene azúcares tales como fructosa, galactosa, arabinosa, raminose, glucosam, ácido glucorónico e idiopática.

Por si esto fuera poco, podemos encontrar también alcohol, serratol, triterpeno y triterpenoides. Por último, el aceite volátil contiene d-limoneno, p-cimeno, terpenolene, chavicol de metilo y acetato de bornilo.

Se ha reportado dermatitis (piel que pica e inflamada). Sin embargo, no es claro si la boswelia por sí sola causaría estos efectos.

 Alergias

Debe evitarse en individuos alérgicos a la boswelia o a otras hierbas de la misma familia.

 Embarazo y lactancia

Reportes en la literatura hindú sugieren que la resina de boswelia es un emenagogo (promueve la menstruación) y que podría inducir abortos. La seguridad de la misma durante el embarazo no se ha estudiado sistemáticamente, y por lo tanto no se recomienda.

 Posibles interacciones:

La boswelia podría potenciar las acciones de los inhibidores leucotrienos farmacéuticos tales como zafrilukast (Accolate®) y montelukast (Singulair®), los cuales se emplean en el tratamiento del asma.

 boswellia foto 3
Extracto de Boswellia Serrata

 Resumen: 

Se ha encontrado que los extractos de resina del árbol de boswellia serrata tienen efectos anti-inflamatorios. Estudios en animales y de laboratorio sugieren una posible eficacia para afecciones inflamatorias tales como enfermedades de los intestinos, artritis reumatoide y osteoartritis, aunque hacen falta datos de alta calidad en humanos. La evidencia inicial humana sugiere la eficacia de la boswelia como terapia crónica para el asma (pero no para el alivio de exacerbaciones del asma agudo). Se justifica hacer estudios adicionales en esta área.

Contrario a las drogas anti-inflamatorias no esteroides (NSAIDs, en inglés) el uso de la boswellia por largos períodos de tiempo no ha mostrado ocasionar irritación o ulceración gastrointestinal, aunque los efectos adversos no se han estudiado bien en humanos.

Comentarios del recopilador:

Soy Diplomado en Medicina Natural, no soy médico. Mi opinión es que tanto la Boswellia Serrata, como cualquier otro tipo de planta, suplemento, dieta, ejercicio específico, purga, etc. Tiene que estar orientada a la restauración del equilibrio de la persona. No es conveniente pensar en la “enfermedad” como si se pensara en un enemigo, en “algo” a destruir, a eliminar. Lo que denominamos enfermedad está íntimamente relacionado con nosotros, con nuestra forma de actuar, con nuestro entorno, con nuestro alimento físico y mental. La enfermedad es un programa de emergencia que se activa. Es la instauración de un nuevo equilibrio que permite la toma de consciencia y el acto.

En fin. Recuperar el equilibrio es todo. No permitir que el deseo y la aversión nos den jaque mate. Controlar nuestro ser a través del amor y la tolerancia.

 “Confía en nosotros, si crees que podemos ayudarte…., tenemos la posibilidad de informarte sobre este tratamiento, y ayudarte en tus problemas de salud.

 ¡¡Consúltanos sin compromiso!!

Anuncios