Es una enfermedad bacteriana altamente contagiosa que ocasiona una tos violenta e incontrolable que puede dificultar la respiración. A menudo se escucha un sonido “convulsivo” profundo cuando el paciente trata de inspirar.

Tos ferina foto 1

Causas

La tos ferina o tos convulsiva es una infección de las vías respiratorias altas, causada por las bacterias Bordetella pertussis. Es una enfermedad grave que puede afectar a personas de cualquier edad y causar discapacidad permanente en los bebés e incluso la muerte.

Cuando una persona infectada estornuda o tose, pequeñas gotitas que contienen la bacteria se mueven a través del aire, y la enfermedad se propaga fácilmente de una persona a otra.

La infección generalmente dura 6 semanas, pero puede durar hasta 10 semanas.

Síntomas

Los síntomas iniciales, similares a los del resfriado común, en general se presentan aproximadamente una semana después de la exposición a la bacteria.

Los episodios graves de tos comienzan alrededor de 10 a 12 días más tarde. En los niños, la tos a menudo termina con un “estertor”, sonido que se produce cuando el paciente trata de tomar aire. Este estertor es raro en pacientes menores de 6 meses de edad y en adultos.

Los episodios de tos pueden llevar al vómito o a una breve pérdida del conocimiento. Siempre se debe pensar en la posibilidad de tos ferina cuando se presenta vómito con tos. En los bebés, los episodios de asfixia y de pausas largas en la respiración son comunes.

Tos ferina foto 2

Otros síntomas de tos ferina abarcan:

  • Rinorrea
  • Fiebre leve (39º C o más baja)
  • Diarrea

Pruebas y exámenes

El diagnóstico inicial generalmente se basa en los síntomas. Sin embargo, cuando los síntomas no son obvios, la tos ferina puede ser difícil de diagnosticar. En bebés muy pequeños, los síntomas en cambio pueden ser causados por neumonía.

Para estar seguro, el médico puede tomar una muestra del moco proveniente de las secreciones nasales y enviarla al laboratorio, en donde es examinada en búsqueda de tos ferina. Aunque esto puede ofrecer un diagnóstico preciso, el examen, algunas veces, y el tratamiento usualmente se inician antes de que los resultados estén listos.

A algunos pacientes se les puede hacer un conteo sanguíneo completo que muestra grandes cantidades de linfocitos.

Tratamiento

Los antibióticos, como eritromicina, pueden hacer desaparecer los síntomas más rápidamente si se inician bien temprano. Infortunadamente, la mayoría de los pacientes reciben el diagnóstico demasiado tarde cuando los antibióticos no son muy efectivos. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a reducir la capacidad del paciente para diseminar la enfermedad a otros.

Tos ferina foto 3

Los bebés menores de 18 meses requieren constante supervisión, ya que la respiración puede detenerse temporalmente durante los ataques de tos. Los bebés con casos graves se deben hospitalizar.

Se puede utilizar una tienda de oxígeno con bastante humedad.

De igual manera, se pueden administrar líquidos por vía intravenosa si los ataques de tos son tan severos que impiden que el paciente beba lo suficiente.

A los niños pequeños se les pueden recetar sedantes (medicamentos que le provocan a uno sueño).

Los jarabes para la tos, los expectorantes y los antitusígenos por lo general no sirven y NO se deben utilizar.

Expectativas (pronóstico)

En los niños mayores, el pronóstico generalmente es muy bueno. Los bebés tienen el mayor riesgo de muerte y requieren un control cuidadoso.

Posibles complicaciones

  • Neumonía
  • Convulsiones
  • Trastorno convulsivo (permanente)
  • Hemorragia nasal
  • Infecciones del oído
  • Daño cerebral por falta de oxígeno
  • Sangrado en el cerebro (hemorragia cerebral)
  • Discapacidad intelectual
  • Detención de la respiración o respiración lenta (apnea)
  • Muerte

 Tos ferina foto 4

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si usted o su hijo presenta síntomas de tos ferina.

Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o acuda a la sala de urgencias si presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Coloración azulada de la piel que indica una carencia de oxígeno
  • Períodos de suspensión de la respiración (apnea)
  • Crisis epilépticaso convulsiones
  • Fiebre alta
  • Vómitos persistentes
  • Deshidratación

 Tos ferina foto 5

Prevención

La vacuna DTaP, una de las vacunas infantiles recomendadas, protege a los niños contra la infección de tos ferina. La vacuna DTaP se le puede administrar a los bebés sin problema. Se recomiendan cinco dosis de DTaP. Por lo general, se le administran a niños de las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y 4 a 6 años.

La vacuna Tdap se debe aplicar alrededor de la edad de 11 o 12 años.

Durante un brote de tos ferina, los niños menores de 7 años que no hayan sido vacunados no deben asistir a la escuela ni a reuniones públicas y deben ser aislados de alguien que se sepa o se sospeche que está infectado. Esto debe durar hasta 14 días después del último caso notificado.

También se recomienda que los adultos de 19 años en adelante reciban una dosis de la vacuna Tdap contra la tos ferina.

La Tdap es especialmente importante para los profesionales de la salud y cualquiera que tenga contacto cercano con un bebé menor de 12 meses de edad.

Tos ferina foto 6

Las mujeres embarazadas deben recibir una dosis de Tdap durante cada embarazo entre las semanas 27 y 36 de gestación, para proteger al recién nacido de la tos ferina.

Nombres alternativos

Tos convulsiva

“Confía en nosotros, si crees que podemos ayudarte…., te aplicaremos tratamientos naturales totalmente revolucionarios…., que realmente ayudaran en tu curación”  

 ¡¡Consúltanos sin compromiso!!

Anuncios